Una Iniciativa Venezolana, pensando en la Paz y la Unión del Mundo Entero “Un Millón de Niños Rezando el Rosario por la Unión y la Paz” 2.012


¡Un Millón de Niños Rezando por la Unión y la Paz!

Apreciado amigo(a):

El Consejo Nacional de Laicos de Venezuela (CNL), desde el año 2.005 ha asumido con entusiasmo la coordinación y realización de una Campaña que tiene carácter internacional, puesto que ya otros países se han unido en esta iniciativa.

Queremos invitarte a acompañarnos en la jornada del rezo del Santo Rosario por la Unión y la Paz de un millón de niños, que nos invita a encontrar “El Tesoro de la Fe”; este año está organizada de la siguiente forma:

 

Jueves 18  de octubre: en los colegios               Sábado 20 de octubre: en las parroquias

Domingo 21 de octubre: en familia

Hora: 9:00 am

            Para ésta actividad no hay necesidad de movilizaciones, ni gastos especiales debido a que se llevará a cabo en las mismas instituciones educativas, según la creatividad de aquellas personas que se encarguen de esta jornada para los niños. El rezo del Santo Rosario, se hará, guiándose por el tríptico que proporcionamos. Si deseas conocer todo el material de la campaña lo puedes descargar de nuestra página web: www.unmillondeninos.org, desde el blog www. umnrezandoelrosario.wordpress.com y de nuestro Face Book : Un Millón de Niños.

Recuerda enviar tu testimonio a nuestro correo, con fotos y una pequeña reseña de la actividad, para publicarlo en la web.

Esperamos contar con tu apoyo para promocionar esta hermosa jornada de oración orientada a niños y jóvenes, con la idea de dar a conocer la devoción del Santo Rosario entre ellos, junto a dos valores muy importantes: la unión y la paz.

Consejo Nacional de Laicos de Venezuela

Teléfonos: (0058) 0212-393.09.47/264.71.03

Correos electrónicos:  unmillondeninosrezando@gmail.com, cnlaicosvenezuela@gmail.com

www.unmillondeninos.org / Facebook: Un Millón de Niños / Twitter:@rezandoumn

blog www. umnrezandoelrosario.wordpress.com

 

MADRES CRISTIANAS QUE ORAN POR LA FE DE SUS HIJOS


Oración de las Madres Cristianas por la fe de los hijos

Padre y Señor nuestro, fuente de toda vida, somos madres cristianas. Con vuestra bendición y la cooperación de nuestros maridos, hemos concebido para esta vida temporal a nuestros hijos. Pero nuestra misión no termina con el nacimiento de los hijos: queremos también concebirlos para la vida eterna. Para lograrlo, insistimos con igual devoción y constancia que santa Mónica en estas peticiones, repitiendo esta súplica:
¡Ayúdanos, Padre y Señor nuestro!

• Para que, como santa Mónica, guiemos a nuestros hijos hacia ti con nuestra propia vida, más decididamente cristiana cada día:
¡Ayúdanos, Padre y Señor nuestro!

• Para que nos esmeremos en lograr la plena cooperación de nuestros maridos en sembrar y consolidar la fe de los hijos:
¡Ayúdanos, Padre y Señor nuestro!

• Para que, como santa Mónica, tratemos bien a nuestros hijos, y procedamos en todas las circunstancias con dulce serenidad, autoridad y amor:
¡Ayúdanos, Padre y Señor nuestro!

• Para que estemos pendientes de la evolución del carácter de nuestros hijos, y atentas a los diversos ambientes en que se desenvuelve su vida:
¡Ayúdanos, Padre y Señor nuestro!

• Para que de tal modo comuniquemos la fe a nuestros hijos, que ellos se preocupen de vivirla y transmitirla a los demás:
¡Ayúdanos, Padre y Señor nuestro!

• Para que, si brotara en alguno de nuestros hijos o hijas el germen de una consagración religiosa o sacerdotal, seamos generosas colaboradoras de su vocación:
¡Ayúdanos, Padre y Señor nuestro!

• Para que transmitamos a nuestros hijos el conocimiento y amor a la parroquia en que vivimos, y les enseñemos a colaborar en las tareas apostólicas de las mismas:
¡Ayúdanos, Padre y Señor nuestro!

• Para que, si algún hijo nuestro se desvía del buen camino, los padres sepamos cercarlo de amor, oraciones y consejos, hasta conseguir su retorno a la fe y a la práctica religiosa:
¡Ayúdanos, Padre y Señor nuestro!

• Para que, en el trato con otras madres, nos interesemos por sus necesidades, despertemos en ellas su responsabilidad cristiana y logremos integrarlas a la vida de la parroquia y de la Iglesia:
¡Ayúdanos, Padre y Señor nuestro!

Oración a la Virgen María

Nuestra Señora de la Consolación

Virgen María, Madre del Consuelo, que consolaste a santa Mónica, dándole la inmensa alegría de ver el triunfo de la gracia divina en la inteligencia y el corazón de su hijo Agustín: sé también nuestro consuelo. Danos el gozo de ver a nuestros hijos firmes en la fe que en sus almas sembramos desde que los concebimos en nuestro ser. Y si alguno se ha desviado, danos la alegría de verlo retornar a la fe, y así poder gozarnos en la realización definitiva de nuestro ideal como madres cristianas. Amén.

Oración conclusiva

Señor Dios nuestro, fuente de toda familia, concédenos que, imitando a santa Mónica, vivamos nuestra fe cristiana con dedicación y alegría en medio de nuestros hogares. Y que, como ella, sepamos influir positivamente sobre la fe de nuestros hijos, de tal modo que algún día tengamos el gozo inmenso de verlos junto a nosotras en tu Gloria, por toda la eternidad. Así sea.

A Un Año de la Beatificación de Juan Pablo II


Miles de jóvenes se reúnen hoy en Tor Vergata, en las afueras de Roma, en unavigilia de plegarias con motivo del primeraniversario de la beatificación de Juan Pablo II, que se cumple mañana, 1 de mayo, con la mirada puesta en la canonización del primer papa polaco de la historia.
“Es casi una necesidad recordar la beatificación y hacerlo en Tor Vergat, donde Juan Pablo II (durante la Jornada Mundial de la Juventud católica y ante unos dos millones de muchachos) exhortó a los jóvenes a no resignarse, a luchar por el bien. En un periodo de crisis como el actual necesitamos escuchar de nuevo ese mensaje”. dijo hoyMaurizio Mirilli, responsable de la pastoral juvenil de la diócesis de Roma.
La vigilia la presidirá el cardenal Agostino Vallini, vicario del papa para Roma, y la misma trae a la memoria la celebrada en la noche de este día 30 de abril, pero del pasado año, cuando unas 200.000 personas se reunieron en el Circo Massimo de Roma para conmemorar al papa Wojtyla, pocas horas antes de que Benedicto XVI le proclamara beato.
“Su vida fue santa. Ya era santo en vida“, afirmó aquella noche un emocionado Joaquín Navarro Valls, el español que durante 22 años fue su portavoz. Hoy, Marilli señaló que los jóvenes siguen amando al papa polaco porque lo sienten cercano y un santo.
“Cuando un joven percibe una cercanía, y los santos están muy cerca de las personas, los muchachos le abren su corazón”, subrayó el sacerdote.
Una vez beatificado, todas las miradas están ahora puestas en cuándo será proclamado santo, tiempo que se desconoce, ya que hace falta que el Vaticano reconozca el que se haya registrado un milagro por su intercesión a partir del día en que fue proclamado beato, tal y como establece la normativa de la Santa Sede.
Testimonios sobre supuestos milagros no faltan. El postulador de la causa, el sacerdote polaco Slawomir Oder, dijo recientemente que le siguen llegando “numerosos testimonios muy significados” de supuestos milagros y que una vez tenga toda la documentación necesaria hará “un estudio serio” y verá “la oportunidad de promover” la santificación.
Uno de esos supuestos milagros se produjo, según los medios italianos, en la mexicanaSara Guadalupe Fuentes García, que se curó de manera inexplicable de un cáncer maligno de garganta.
La mujer rezaba permanentemente a Juan Pablo II y la curación se produjo cuando unas reliquias del papa polaco recorrían el pasado septiembre México.
En este año transcurrido se celebró por primera vez, el 22 de octubre pasado, la festividad litúrgica de Juan Pablo II, establecida por Benedicto XVI, con una misa en la basílica de San Pedro del Vaticano concelebrada por 200 obispos.
La festividad sólo se celebró en la diócesis de Roma y en Polonia. La primera debido a que Wojtyla fue obispo de la Ciudad Eterna y en Polonia porque es su país natal, según contempla el decreto sobre esa festividad.
La Iglesia católica admite para el beato el “culto privado“, es decir, en la zona donde nació o ejerció su labor, mientras que al santo se le reconoce el culto universal y es modelo público para todos los creyentes.
En la beatificación más multitudinaria de la historia de la Iglesia, Benedicto XVI proclamó el 1 de mayo de 2011 beato a su antecesor, el papa polaco que devolvió al cristianismo aquella carga de esperanza que se le dio al marxismo y a la ideología de progreso, según dijo el pontífice durante la ceremonia.
Seis años y un mes después de su muerte (el 2 de abril de 2005) , Juan Pablo II (1920-2005) fue elevado a la gloria de los altares por su sucesor, lo que no ocurría desde hacia mil años.
Su proceso de beatificación fue uno de los más breves de la historia y se abrió sin esperar a los cinco años de la muerte, como contempla la normativa vaticana.
A la ceremonia asistieron más de dos millones de personas, miles de ellas polacos, españoles, italianos, franceses y latinoamericanos, que rompieron en un aplauso que duró numerosos minutos cuando a las 10.38 local (08.38 GMT) fue elevado a la gloria de los altares.
(Rd/Efe)